3 nuevas técnicas para relajarse en momentos de agobio - Rescue
+
  • 3 nuevas técnicas para relajarse en momentos de agobio

guia para relajarte cuando estás nervioso

En ocasiones nos sentimos desbordados. Una discusión con nuestra pareja, con un amigo o un familiar o, simplemente, un momento crítico en el trabajo pueden hacer que el agobio nos invada y no sepamos cómo controlarlo.

Ya os contamos en este mismo blog hace unos meses algunos ejercicios para relajarnos y aliviar tensiones y, siendo uno de nuestros posts más leídos, hemos pensado en aportar 3 nuevas técnicas para controlar los nervios en momentos de crisis.

Primero, entendamos qué ocurre en nuestro cuerpo cuando nos enfrentamos a una situación o pensamiento estresante.

¿Cómo funciona nuestro cuerpo al ponernos nerviosos?

  1. Ante un estímulo que nos genera nervios, se producen dos estados de activación. El primero, la ‘activación moderada’, que pone en alerta nuestro cuerpo.
  1. El segundo paso consiste en enviar información a nuestro hipotálamo, quien a su vez se encarga de generar reacciones como la aceleración de nuestra respiración o la dificultad de digestión, entre otros.
  2. Una vez nuestros órganos internos han sido activados, empezamos a segregar cortisol.
  3. Hasta ese momento, la respuesta neurológica es completamente normal. Sin embargo, algunas personas se intranquilizan más de la cuenta y es ahí cuando entra en juego el sistema de ‘lucha-huida’ responsable de mantener ese estado de nerviosismo en nuestro organismo. ¿Cómo luchar contra él y controlarlo? Veámoslo.

3 ejercicios sencillos para aliviar tensiones

  1. Colócate en una postura correcta

Sentarse, abriendo bien los pulmones y dejando nuestra cabeza alineada con nuestro cuello, es el primer paso para recuperar el control. Debes encontrar una postura cómoda, que permita el libre paso del aire.

  1. Respira hondo

Una vez te encuentres en esta posición cómoda, respira profundamente, bajando el ritmo de la respiración normal, durante un periodo de 3 a 5 minutos, inspirando bien profundo por la nariz y centrando tu concentración en la boca del estómago, donde deberás sentir el aire entrar y salir.

  1. Relaja los músculos faciales

Para relajar los músculos de tu cara, coloca la lengua en la base, sintiendo cómo la mandíbula se distiende, y acaricia con la punta el espacio entre las encías y los dientes inferiores. Esto ayudará a generar salivación, que deberás ir tragando.

Con estos sencillos trucos, tu cuerpo recibirá la respuesta de calma y tranquilidad y podrás recuperar la serenidad perdida.

Recuerda, ante todo, que tú tienes el poder de dirigir tus pensamientos y que ellos no deben controlarte a ti.

 También te puede interesar: