3 trucos para combatir el ‘jet lag’ del cambio de hora - Rescue
+
  • 3 trucos para combatir el ‘jet lag’ del cambio de hora

trucos para combatir el cambio de hora

El tiempo pasa volando y, sin darnos cuenta, ya estamos prácticamente en primavera. Y lo sabemos: estabas esperando esta estación con todas las ganas del mundo… y no es para menos. Los días se alargan, la vitamina D del sol que empieza a asomar nos llena de energía y buen rollo y, en general, nos sentimos mucho más activos que durante el invierno.

La mala noticia, sin embargo, es el temido cambio de hora del que ya te hablamos en su día en el Blog Rescue® en este artículo. Y es que algunas personas, dicen los expertos, se someten a un verdadero estrés cada seis meses con cada uno de los cambios de horario pertinentes.

Este sábado a las 02:00 serán las 03:00 y, dicen algunos, el ‘jet lag’ que esto nos supone (y que puede alargarse incluso más de una semana) en ocasiones trae consigo problemas de insomnio, sensación de cansancio extremo, irritabilidad e incluso falta de concentración.

Ya te dimos hace unos meses una serie de consejos para hacerle frente minimizando sus efectos pero no queríamos dejar pasar la oportunidad de añadir tres consejos prácticos (y que funcionan) para que este año empieces la primavera con buen pie y sin cansancio acumulado. ¡Atent@!

Tres trucos infalibles para afrontar el cambio de hora

La alimentación es tu aliada

Seguramente conocías ya la necesidad de reducir las bebidas excitantes durante esas semanas o los hidratos de carbono y en general las comidas de digestión pesada, pero lo que seguramente no sabías es que ciertos alimentos son vitales a la hora de descansar y hacerlo con calidad.

¿Tus aliados? La vitamina C y el magnesio tomados a las horas recomendadas. El truco es muy sencillo: añade un aporte extra de vitamina C por las mañanas para activarte (las naranjas, los kiwis o las fresas son una perfecta opción) y por la tarde apúntate a ingredientes con altos aportes de magnesio como lo son los frutos secos como las nueces o las avellanas y algunas frutas como el plátano, que actúan como una especie de relajante muscular y son perfectos para concebir el sueño y para que este se dé con calidad.

Sé prevenido y haz que el cambio sea gradual

Otro truco infalible consiste en hacer que el cambio de hora no se dé de forma brusca para nuestro organismo. La fórmula es muy sencilla: 4 días antes, empieza a modificar tus horarios adelantando todas tus actividades un cuarto de hora cada día, es decir, si sueles cenar sobre las 21:00 hazlo a las 20:45; si sueles acostarte sobre las 00:00 hazlo a las 23:45. De esta manera iremos acostumbrando a nuestro cuerpo paulatinamente al nuevo horario y, cuando llegue el momento de adelantar el reloj, los efectos de ‘jet lag’ serán mucho menos notables.

Traslada la actividad física al exterior

Seguramente ya sabías que realizar ejercicio físico moderado es especialmente indicado durante los periodos de adaptación al muevo horario (ya que nos ayuda a generar endorfinas y a concebir el sueño con más facilidad), pero seguramente no sabías que realizar ese ejercicio físico al exterior es un truco infalible para hacerles frente a los efectos menos deseados del cambio de horario. ¿El motivo? Pasear o correr al aire libre nos ayuda a adaptarnos a las nuevas horas de luz y además tiene efectos relajantes y nos ayudarán a acabar con la irritabilidad propia de esta época del año.

Ya lo sabes: ¡prepárate para el nuevo horario y que no te pille desprevenido!

Y si el nuevo horario termina provocándote algún problema de insomnio, apúntate a Rescue® Night y a sesiones de relajación antes de dormir como esta:

También te puede interesar: