5 maneras de decirles adiós a los nervios - Rescue
+
  • 5 maneras de decirles adiós a los nervios

como controlar los nervios

 

¿Sabías que uno de los posts más leídos de la historia del Blog Rescue es el dedicado a los ejercicios para relajarnos y aliviar tensiones? No en vano, sabemos que el día a día, nuestro ritmo laboral y nuestras obligaciones en general hacen que a veces nos veamos superados por los nervios. Pero… ¿cómo podemos aprender a aliviarlos y hacer que dejen de dominarnos?

¿Por qué nos ponemos nerviosos?

El primer paso para aprender a controlar nuestros nervios consiste en aprender y aceptar que se trata de un proceso originado en nuestra mente y, por lo tanto, es algo controlable y que está a nuestro alcance manejar una vez sabemos cómo.

Según apunta en un estudio el Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos, cuando nos enfrentamos a ciertas situaciones el cerebro activa una respuesta encaminada a reaccionar ante un cambio, y lo hace liberando ciertas hormonas y neurotransmisores que alteran el funcionamiento de algunos aspectos de nuestro organismo como la sudoración, entre muchos otros.

Así, el sistema simpático y el parasimpático se ponen en marcha para reaccionar ante cierto ‘peligro’ que, en muchos casos, no es tal.

Si quieres aprender a controlar estos momentos (y que ellos no te controlen a ti), muy atent@ a estos consejos prácticos.

Cómo controlar los nervios

  1. Haz deporte antes de exponerte a esa situación 

Parece mentira, pero el deporte es muchas veces la respuesta a muchos problemas. Al parecen, al hacer ejercicio generamos endorfinas (hormonas responsables de nuestra felicidad) que ayudan a disminuir la tensión interna por lo que, al enfrentarnos a aquello que nos asusta, los nervios iniciales son de por si mucho menores.

  1. Realizar ejercicios de relajación

Ya te contamos algunos aquí, pero existen muchos más. Ante situaciones que nos provocan nervios o incertidumbre los expertos realizan practicar algunos de estos ejercicios o prácticas relajantes como el yoga, la meditación o el mindfulness con el objetivo de ser capaces de no sucumbir a la tensión cuando esta llama a nuestra puerta.

  1. Anticípate

Si lo que te preocupa o te pone nervioso tiene que ver con una situación concreta, una de las recomendaciones de los expertos consiste en anticiparse, analizando la situación e incluso ensayando lo que vamos a hacer o decir. Cuanta más sensación de control tengamos sobre aquello que nos inquieta más probabilidades tendremos de controlar los nervios cuando lleguen.

  1. Ponlo todo sobre papel

Una de las técnicas más utilizadas por la psicología cognitivo-conductual cuando queremos enseñar a nuestro cerebro a pensar como nosotros queremos y no dejar que sea él quien nos controle, consiste en ponerlo todo sobre papel.

Anotar todos aquellos pensamientos que tengamos sobre la situación que nos genera ese estado de nervios será clave para discernir así cuáles de esos pensamientos son ‘válidos’ y cuáles de ellos no hacen sino empeorar nuestra percepción del asunto y, en definitiva, ponernos más nerviosos.

  1. Recurre a los ‘clásicos’

Si son un clásico es porque funcionan. Tomar un vaso de leche caliente o una infusión, tomar un baño relajante, escuchar música clásica, respirar hondo…. Son solo algunos de los recursos que podemos poner en práctica cuando los nervios se apoderan de nosotros.

La clave será identificar cuáles son los recursos que nos funcionan en este sentido y recurrir a ellos cuando sintamos que algo nos inquieta especialmente y no nos deja actuar o reaccionar como nos gustaría.

También te puede interesar: