5 maneras de reducir los micro-machismos - Rescue
+
  • 5 maneras de reducir los micro-machismos

guia para eliminar los micromachismos

Seguramente hayas oído ya hablar del término ‘micromachismo’ pero, ¿sabes en qué consiste y cómo eliminarlos de nuestro día a día?

Según Wikipedia, el término ‘micromachismo’ hace referencia a un amplio abanico de maniobras, expresiones o hechos que reflejan conductas machistas o de cierta superioridad del hombre sobre la mujer.

El término fue acuñado por primera vez a principios de la década de los 90 por el psicoterapeuta Luis Bonino, quien matizaba su significado haciendo referencia a las ‘pequeñas tiranías’ en este sentido, pero tomó especial importancia unos años atrás, a raíz de un artículo publicado por un medio español en el 2014.

¿Qué nos muestran, según los expertos, los micro-machismos?

Ciertas frases hechas o conductas, mucho más interiorizadas en nuestro vocabulario y nuestro imaginario de lo que nos creemos, son solo algunas de las decenas de ejemplos que se han recogido a lo largo de los años para hacer referencia a este concepto.

Se trata, en su mayoría, de frases aparentemente ‘sin importancia’ que, sin embargo, muestran –y perpetúan- conductas que dificultan la igualdad entre hombres y mujeres en todos los ámbitos de nuestra vida: el laboral, el familiar, el de la pareja…

Evitarlos pasa por tomar consciencia de los mismos. Por eso, hoy en el Blog Rescue te damos 5 consejos para un comportamiento más igualitario.

¿Cómo evitar los micro-machismos?

  1. ‘Igual esto suena machista pero…’

Mucho cuidado con el lenguaje y, sobre todo, con lo que vamos a decir cuando esto puede hacer referencia a conductas de superioridad o inferioridad entre géneros. Reflexionar sobre lo que vamos a decir y pensar antes de hablar será clave para construir un mundo más justo e igualitario.

2. No prejuzgues… y menos por el género 

Imaginemos la siguiente situación: una pareja decide disfrutar de la sobremesa en un bar. Ella se inclina por un carajillo y él, sin embargo, por un café con leche. La reacción habitual del camarero al servir será la de ofrecer el carajillo al hombre y el café con leche a la mujer. ¿Por qué? Por la suposición de que es lo que corresponde con su género. Evitar sacar conclusiones sobre los demás a través de su género es otro de los trucos que debemos poner en práctica para evitar los micromachismos.

3. Cuidado con los nombres y las nomenclaturas

Otro de los casos más habituales de micromachismos hacen referencia al nombre y apellido o a cómo nos dirigimos a los desconocidos. Si bien para el hombre siempre nos inclinamos por ‘señor’, ‘señorita’ suele ser el término utilizado para las mujeres y, por si fuera poco, solemos hacer referencia a ellas por su nombre de pila, mientras que ellos siempre son identificados por su apellido. La historia está repleta de ejemplos: Marilyn y Brando, Trump e Ivanka, Obama y Michelle… Especialmente en el ámbito laboral, la igualdad de condiciones en este sentido es vital para luchar por la igualdad entre hombres y mujeres.

4. Asumir los roles de género

Aunque a muchos les parezca mentira, existen algunos países de Europa en los que son los padres quienes, cada vez más, optan por la baja laboral por paternidad para cuidar de sus hijos recién nacidos. Asumir y dar por hechas ciertas conductas o hechos relacionados con el género no son sino un obstáculo más para conseguir la tan preciada igualdad.

5. Elimina las referencias físicas, tal y como lo harías con los hombres

Desterrar el ‘guapa’, dejar de hacer referencia al peso o al aspecto físico… Aunque en la mayoría de casos se trata de comportamientos sin maldad y aparentemente inofensivos, lo cierto es que se trata de conductas que suelen realizarse desde el hombre a la mujer y no a la inversa y, por tanto, son un obstáculo más para esa igualdad.

Ya lo sabes, si quieres luchar por un mundo más igualitario y equilibrado entre hombres y mujeres, todo empieza por tomar consciencia sobre nuestro lenguaje.

También te puede interesar: