5 tips para ser una Slow Mum y vivir tu maternidad con tranquilidad - Rescue
+
  • 5 tips para ser una Slow Mum y vivir tu maternidad con tranquilidad

25 abril, 2019 - Alimentación

slowmum

Por Elizabeth González de Slow Nutrición.

Hoy me gustaría compartir contigo algunos tips para que vivas tu maternidad con mayor tranquilidad y te unas a la bonita comunidad de Slow Mums. Las mamás sabemos que palabras maternidad y tranquilidad a menudo no suelen ir unidas… Lo sé, ser madres nos pone frente a grandes retos, nos obliga a abandonar nuestra zona de confort y, sin duda, a desarrollar la paciencia como pocas otras cosas. Pero también nos da la oportunidad de volver a elegir la mujer que deseamos ser ¡ahora!, y cómo elegimos cuidarnos. Cuando nosotras nos sentimos bien, cuando nos tratamos con cariño y nos cuidamos, podemos ser un imán que, de forma sencilla, atraiga a nuestros hijos hacía una alimentación sana,  una vida saludable y el amor y respeto por nosotros mismos, y esto ¡es un gran regalo para ellos!

Siempre he creído que es más sencilla y amable la atracción de un imán que la de una cuerda donde cada uno (tú en una punta, tus hijos en otra) tira de un lado, y por eso quiero proponerte algunos tips que están ayudando a muchas mamás a transmitir a sus hijos el disfrute por una alimentación y una vida saludable y tranquila.

 

Por una vida saludable y tranquila

  1. El primer tip eres Tú, tú eres el centro. Y sí, sé que nos han contado que convertirnos en mamás es dejar de mirar por nosotras para volcarnos en nuestros hijos, les queremos tanto que sólo pensamos en ellos. Pero nuestros hijos aprenden a relacionarse con el mundo a través de nuestros ojos, son nuestro reflejo. Adquieren una predilección por los alimentos que nosotras comemos e, incluso, la mantienen de adultos; también ríen cuando nosotras reímos o imitan nuestra forma de hablar. Si quieres que tu hijo coma sano, tenga una buena autoestima y un estilo de vida sano, empezar por ti es la manera más sencilla y eficaz, el resto sucederá por sí solo.
  1. Sigue tus biorritmos. ¿Has tenido alguna vez la sensación de nadar a contracorriente? Cuando vamos en contra de nuestro ritmo biológico todo se convierte en una lucha. De manera natural, todas llevamos dentro un reloj que nos marca nuestros ciclos, no sólo cada 28 días, sino cada día. Por ejemplo, nuestro ciclo circadiano hace que tengamos una mayor energía por la mañana y por tanto aprovechemos mejor los nutrientes más energéticos en este momento o nos marca los momentos de descanso y reparación de nuestro cuerpo y nuestra piel. Conocer, escuchar y seguir tu propio reloj interno te ayudará a tener una mayor vitalidad, un menor envejecimiento y una vida más saludable con menor esfuerzo.
  1. La naturaleza y sus regalos. Acercarnos a la naturaleza es sin duda ganar salud. Hay muchas formas de disfrutar de ella, por ejemplo cuando nos alimentamos: tomar frutas y verduras de temporada, cuando son más ricas en los nutrientes que necesitamos, añadir especias medicinales a nuestros platos: ¡hay tanta variedad y nos pueden ayudar tanto!, también podemos disfrutar de los beneficios de infusiones y tónicos nutricionales,  conocer un poquito más de aceites esenciales o de las propiedades de las flores. Es maravilloso todo lo que la naturaleza deja a nuestro alcance para la prevención de enfermedades y disfrutar de una mayor salud. Además, si tienes la posibilidad de pasar tiempo rodeada de naturaleza, de árboles, del mar, de animales, tú y tus hijos le estaréis haciendo un grato favor a vuestra microbiota intestinal, otro de los grandes aliados para vuestra salud.
  1. La compra. ¡Hacer la compra es toda una declaración de intenciones! Cuando compras alimentos que no te hacen sentir bien, comienza en ti una sensación desagradable y poco amorosa, incluso antes de incluirlo en tu despensa. Mi consejo: No traigas a casa nada que no te haga sentir radiante. Si quieres darte un capricho, ¡date uno de verdad! Uno que te haga sentir bonita y no al contrario. ¿Qué tal un aceite esencial, un champú natural o unas bonitas flores? No compres alimentos que creen culpabilidad y negatividad en tu día a día, ni tampoco a tus hijos, la comida insana no es ni necesaria ni saludable tampoco para ellos. Recuerda, tú eres el centro, si tú comes saludable ellos poco a poco irán imitando tu manera de comer. Comprometernos a hacer una compra amable y sana es una de las mejores decisiones ¡que he tomado en mi vida!
  1. Deja ir lo que te daña. Para disfrutar de una maternidad tranquila es importante que dejes atrás todas aquellas cosas, comentarios, hábitos, alimentos y pensamientos que no te hacen sentir bien. Sólo así podrás hacer espacio para la maternidad que quieres vivir, para la paz mental, para los alimentos sanos y para cuidarte con amor. Si hay alimentos que cuando los tomas te hacen sentir culpable e hinchada, déjalos ir. Si hay comentarios que sientes que no van contigo, dales las gracias y déjalos ir con amor. Si hay ropa que cuando utilizas te recuerda una parte de ti que no te gusta o no te hacen sentir bien, regálala. Dejar ir aquello que no conecta contigo ahora te dará el espacio maravilloso y necesario para brillar y ser la mujer radiante que deseas ser mientras contagias a tus hijos de la mejor versión de ti misma.

Espero que estos tips te ayuden a vivir la maternidad que deseas.

Con cariño,

Elizabeth

 

Elizabeth González es nutricionista, madre de dos preciosos niños y fundadora de Slow Nutrición su portal en la red donde ayuda a las mamás a sentirse radiantes y a que sus bebés coman sano gracias a sus programas de nutrición exclusivos.


Comparte el post