Ansiedad postvacacional: cómo afrontar la vuelta a la rutina
+
  • Ansiedad postvacacional: no dejes que te afecte

Ansiedad postvacacional

Muchas personas se preguntan si su preocupación por las cosas es algo ‘normal’ o si es algo que no le ocurre a todo el mundo. Es justo ahora, con el fin del verano y la vuelta de las vacaciones, cuando muchos ven cómo sus nervios aumentan ante el regreso al trabajo y la vuelta a una rutina, que en ocasiones les supera y les genera sensación de estrés y de agobio. Esto es lo que se conoce como ansiedad postvacacional o síndrome postvacacional. Se trata de un tipo de estrés generado por la vuelta a la rutina después de un largo periodo de desconexión y puede afectar a uno de cada tres trabajadores.

Con ello no nos referimos a una situación en la que la persona está triste porque echa de menos estar de vacaciones sin preocupaciones. Hablamos de un trastorno que aún no se ha reconocido como enfermedad, pero que puede generar, en las personas que lo padecen: ansiedad, irritabilidad, dolor de cabeza o insomnio.

Aunque parezca que no, existen muchas formas de hacer que la vuelta al trabajo se haga menos pesada. Por ejemplo, volviendo a casa unos días antes de empezar a trabajar de nuevo y no apurar las vacaciones hasta el último día, dividir los días de vacaciones (si se puede) a lo largo del año haciendo periodos vacacionales más cortos o hacer pequeñas pausas durante la jornada laboral para que el día no se haga tan pesado. Pero sobre todo, hay que ser positivo y armarse de paciencia, ya que este malestar no tiene por qué prolongarse mucho en el tiempo.

Existen un gran número de actividades que pueden ayudarnos a reducir los efectos del estrés por la vuelta a la rutina. Entre ellas, algunas de las más efectivas son: ejercicios físicos como el yoga o el pilates, la meditación o la práctica de técnicas de mindfulness.

También es altamente recomendable cambiar ciertos hábitos del día a día, así como prácticas alimenticias que pueden acrecentar sus síntomas. Reducir el consumo de bebidas con cafeína como los refrescos o el café y alcohol, son buenos consejos para ayudarte.

Cuando el estrés postvacacional va a más

Según los expertos, el síndrome post-vacacional no suele durar más de 15 días, que es lo que tarda nuestro cuerpo y nuestra mente en acostumbrarse al nuevo ritmo tras las vacaciones.

Aprender a no angustiarse y a superar situaciones como la vuelta al trabajo es fundamental para saber afrontar de una manera positiva los nuevos retos que aparecen ante nosotros. Pero cuando no se logra manejar esta situación porque nos supera, podemos preguntarnos si tenemos algún tipo de problema más grave, tipo ansiedad generalizada y cómo debemos actuar.

En primer lugar, debemos saber que el trastorno de ansiedad generalizada es un tipo de trastorno de ansiedad (junto a otros como la fobia social o el trastorno obsesivo-compulsivo), caracterizado por la preocupación persistente frente a pequeños acontecimientos de nuestro día a día de manera constante.

¿Cómo detectar la ansiedad postvacacional?

Un trastorno de ansiedad no es algo sencillo de distinguir. Lo mejor es pedir consejo a nuestro médico o psicólogo. El nerviosismo, la inquietud o las preocupaciones de forma constante son trastornos de ansiedad muy frecuentes entre las personas. Falta de sueño continuada, tensión muscular constante, irritabilidad o dificultad para concentrarse suelen ser los síntomas más comunes en quien padece este desorden, pero no los únicos.

En cualquier caso, os aconsejamos siempre consultar con un especialista.

Te puede interesar: