Cómo aprender a decir que no: 10 tips para conseguirlo - Rescue
+
  • Cómo aprender a decir que no: 10 tips para conseguirlo

articulo rescue trucos para aprender a decir que no

Aprender a decir ‘no’ no es tarea fácil. En el trabajo, en nuestras relaciones… muchas veces nos sentimos incapaces de expresar nuestra propia opinión. ¿Los motivos? Desde el temor a ser rechazados, el miedo a la crítica o al sentimiento de culpa o la constante necesidad de aprobación.

Ya hablamos en este blog de los beneficios de la asertividad, pero para Manuel J. Smith, autor del clásico ‘Cuando digo no me siento culpable’, ser asertivo consiste en ‘estar a la altura’. ¿Cómo conseguirlo?

Para el psicólogo Antoni Martinez, el primer paso es asumir que tenemos derecho a la asertividad, es decir, que tenemos derecho a decir que ‘no’ si así lo consideramos. Y es que, en muchas ocasiones, esos temores nos llevan a situaciones como prestar dinero cuando no podemos hacerlo o trabajar más horas de las estipuladas por miedo a las reprimendas de nuestro jefe.

¿Cómo aprender entonces a decir que no, una vez hemos asumido que tenemos todo el derecho a hacerlo?

A continuación te damos 10 tips básicos para ser asertivo con tus decisiones. ¡Y sentirte cómodo con ellas!

Trucos para aprender a decir que no

  1. Acepta que tienes el derecho

Lo hemos indicado al principio y lo reiteramos ahora. Si quieres aprender a decir que no, el paso más importante es aceptar (y creer) que tienes el derecho a decir que no. Puede que ese día no te apetezca quedar con tu grupo de amigos y prefieras estar solo y no ocurre absolutamente nada. Acepta que tú tienes el poder de tus decisiones y defiéndelo siempre.

  1. Acepta que no puedes complacer a todo el mundo

Y que no ocurre nada por ello. Deja de lado el miedo al rechazo o a la crítica y entiende que es imposible contentar a todo el mundo. Todas las personas, incluso las que parecen ‘perfectas’, cuentan con detractores y no ocurre nada.

3.- Utiliza respuestas simples

Un buen truco para aprender a decir que no consiste en utilizar respuestas simples, que sean firmes y directas, y no inventar excusas. No es necesario el clásico ‘no puedo, es que….’. Basta con explicar los motivos (si así lo queremos) de forma clara y concisa.

4.- Mantén un lenguaje corporal firme

Tan importantes son las palabras que uses como la imagen corporal que proyectes. Y es que, especialmente en situaciones como la laboral, es importante prestarle atención también a nuestro lenguaje corporal. No cruces los brazos, no juegues con el boli o los pendientes y, sobre todo, mira a la otra persona a los ojos.

5.- Sé firme con los que insisten

Si tu interlocutor es especialmente agresivo con sus peticiones, siéntete en el derecho de ser igual de firme con tus decisiones. Siempre desde una actitud calmada, por supuesto, pero debes mantener tu voluntad hasta el final y no sentirte mal por ello.

6.- Sé agradecido

No te sientas atacado. En la mayoría de ocasiones, cuando otra persona nos pide un favor es precisamente porque confía en nosotros o en nuestras capacidades. Aprender a ser agradecido y, aún así, saber decir no, es primordial si queremos aprender a ser más asertivos.

7.- Si no tienes clara la respuesta, date un tiempo para pensarla 

En muchas ocasiones el problema es que nos apresuramos a contestar ‘sí’ sin pensarlo dos veces. Antes de tomar una decisión, date un tiempo y reflexiona sobre qué es lo que realmente quieres hacer. De esta manera evitarás enfrentarte a situaciones no deseables en este sentido.

8.-Opta por las frases cerradas

‘Creo que no’, ‘no estoy seguro pero no’, ‘seguramente no’, ‘de momento no pero…’ son solo algunos de los ejemplos de lo que no se debe hacer cuando queremos aprender a decir que no. Utilizándolas estamos dejando una puerta abierta y, por tanto, podemos tener dificultades extra para mantenernos firmes en nuestra decisión.

9.- Acepta que no puedes con todo

Otro de los puntos previos a este aprendizaje pasa por aceptar que no puedes abarcarlo todo y que, en muchas ocasiones, te vas a ver obligado a tener que decir que no.

10.- Cierra la conversación

Finalmente, para aprender a decir que no es importante cerrar la conversación y no dar pie a continuar en una discusión y a entrar en un bucle de preguntas, ya vengan por parte de tu interlocutor o de ti mismo (¿se habrá enfadado?, ¿habré tomado una buena decisión?). Cierra la conversación con firmeza y, al acabar, pregúntate solo una vez si has conseguido o no tu objetivo. Solo así aprenderás cuán beneficiosa es para ti la asertividad.

También te puede interesar: