Dime cómo respiras y te diré cómo estás - Rescue

NEWSLETTER

Suscríbete a nuestra newsletter para estar al día de todas las novedades

Suscribirte

¡Muchas gracias por participar!

El sorteo se realizará el 21 de Diciembre de 2018, en caso de ser el ganador nos pondremos en contacto contigo.

+
  • Dime cómo respiras y te diré cómo estás

07 junio, 2018 - ESTILO DE VIDA

cómo aprender a respirar

Seguramente ya te habrás dado cuenta de que, a la hora de advertirnos de nuestro estado de salud –o de ánimo- nuestro cuerpo tiene muchas formas de enviarnos señales de alerta. Y por supuesto, una de las más llamativas es sin duda la respiración.

La respiración es una de las primeras cosas que cambia cuando nos relajamos y es sin duda una de las señales más destacadas cuando nos enfrentamos a una situación complicada como el miedo. Nacemos usándola pero, a veces, sentimos que ella nos controla a nosotros y no a la inversa. Para muchos expertos, aprender a utilizarla correctamente y a controlarla es sin duda uno de los pasos más importantes para alcanzar el bienestar y la serenidad.

¿Por qué es importante aprender a respirar?

  1. Permite que nos auto-conozcamos: y que por lo tanto, ganemos en auto control a la hora de enfrentarnos a situaciones difíciles.
  1. Nos oxigena: parece obvio, ¿no? Pues te sorprenderá saber que la mayoría de las personas solo utiliza el 30% de su capacidad pulmonar. Hacerlo correctamente ayuda a desechar toxinas o a regenerar nuestros órganos.
  2. Nos rejuvenece: da brillo a nuestra piel y purifica nuestro organismo.

¿Cómo identificar mi respiración?

Uno de los primeros pasos en el camino hacia el control de la respiración es entenderla, es saber por qué reaccionamos de determinada manera y saber que se trata de algo más que inhalar y exhalar. Para ello, los expertos recomiendan hacerlo de la siguiente manera:

  1. Busca un lugar adecuado: debe tratarse de un entorno tranquilo, en la medida de lo posible silencioso y que permita centrar toda nuestra atención en nuestra respiración.
  1. Mantén la columna firme: estés sentado, estirado de pie, lo más importante es mantener la columna firme para permitir así la correcta entrada y salida de aire.
  2. Toma aire por la nariz en cuatro tiempos.
  1. Sostén el aire tomado durante cuatro tiempos más
  2. Exhala por la boca despacio, en cuatro tiempos.
  3. Descansa sin respirar profundamente durante cuatro tiempos más.
  4. Repite este proceso hasta que sientas que has interiorizado completamente estas respiraciones.

Respiración diafragmática: un básico

Una de las técnicas más comunes a la hora de aprender a controlar nuestra respiración es sin duda la respiración diafragmática.

Para practicarla lo único que debes hacer es acostarte boca arriba, relajándote y haciendo tres respiraciones profundas para empezar.

Después solo deberás colocar las manos sobre el abdomen para acompañar con ellas el movimiento del mismo con cada respiración profunda que realices.

Con cada exhalación deberás empujar hacia adentro el abdomen para eliminar todo el aire. Repitiendo este proceso de 5 a 10 veces antes de ir a dormir todos los días conseguiremos ampliar notablemente nuestra capacidad pulmonar.

Ya lo sabes, si quieres mejorar problemas como la concentración o el bienestar general, el primer paso consiste en prestarle atención a tu respiración y, por supuesto, entrenarla.

También te puede interesar:


Comparte el post