Flores de Bach® para el otoño - Rescue
+
  • Flores de Bach® para el otoño

articulo rescue flores de bach

Acabó el verano, volvimos al trabajo, al cole, a las tareas cotidianas… Momentos de cambios. Muchos cambios. Cuando todavía no hemos terminado de acostumbrarnos a ellos llega un nuevo periodo de adaptación: cambio de estación, cambio de horario

Esto que ocurre cada año, y que podríamos pensar que no tiene mayor importancia o consecuencias, resulta que ejerce una influencia importante en un gran número de personas.

Así como en primavera descontamos una hora, con lo cual en nuestro país tenemos 2 horas de diferencia con la hora solar, en octubre movemos nuestros relojes para ajustarlos nuevamente, recuperando esa hora, que es la diferencia que tendremos en estos momentos con el horario solar.

Este cambio, que en principio no debería afectar a nuestro organismo, parece que es acusado para un gran número de personas, quizá más sensibles a los cambios, y en especial para los niños. De hecho, es como si su sistema tuviese que hacer un esfuerzo mayor que otros para adaptarse. Algo similar al jet lag (lo que nos ocurre cuando viajamos a otros países donde tenemos que ajustar nuestro ciclo biológico), ya que también nos lleva unas horas o días podernos adaptar y sentirnos en plenas facultades.

Los bebés pueden experimentar alteraciones en su alimentación, mientras que los niños en edad escolar pueden tener mayor dificultad para despertarse y concentrarse en el colegio.

Efectos del cambio de hora a nivel fisiológico

Está comprobado, desde una perspectiva fisiológica, que el efecto más inmediato del cambio de hora es una alteración en la secreción de melatonina, que es una hormona que regula los estados de vigilia y sueño en función de la luz solar. A más luz, se genera menos melatonina, por lo que la función de inducir el sueño que tiene esta hormona se produce de manera más tardía. Esta alteración en la secreción de melatonina es suficiente para que el organismo se resienta y aparezca fatiga, cansancio, falta de concentración o incluso irritabilidad.

A esto le sumamos que el otoño, con la “caída de la hoja”, nos induce a un estado de “caída en el ánimo”: los días son más cortos, hay menos luz y la alegría que nos aporta la claridad de la luz del sol desaparece. De manera que, nuestra alegría personal también puede caer.

Esa chispa, esa motivación que viene arropada por el clima, la temperatura, y el sol, se muestra opaca cuando las nubes nos envuelven, cuando a primeras horas de la tarde ya parece que acabó el día y, con ello, los estímulos de iniciativa y deseo por hacer cualquier actividad, más allá de las obligaciones, también pueden decaer.

Pero lo importante es no dejarnos vencer, saber que tenemos a nuestro alcance distintas opciones y herramientas para podernos ayudar a superarlo.

Motivación y alegría gracias a las Flores de Bach®

Las Flores de Bach® constituyen un modo práctico, suave y sencillo para acompañar tus sentimientos y ayudar a gestionar tus emociones. Se presentan en frascos con cuentagotas y son muy fáciles de usar, por lo que pueden ser una opción muy práctica.

Nos pueden ayudar a adaptarnos de forma suave a los cambios, para que nuestros sentimientos se centren mejor en la motivación y la alegría y nos aportan armonía emocional.

Si nuestros sentimientos son más positivos, entonces recuperamos el tono vital y la energía y, con ello, la puesta en marcha para seguir disfrutando del bonito y colorido paisaje que el otoño nos ofrece se hace más llevadera.

Las Flores de Bach® aconsejadas con frecuencia para estos sentimientos son:

  • Walnut: la flor de la adaptabilidad, para vivir el cambio con plenitud.
  • White Chestnut: la flor que contribuye a la serenidad y armonía, especialmente si tienes la impresión de que tus pensamientos o ideas son recurrentes.
  • Wild Rose: la flor de la motivación, para ayudarte a encontrar mayor interés en tu vida actual.
  • Mustard: la flor de la estabilidad, perfecta para cuando tienes la impresión de experimentar tristeza sin saber el motivo.
  • Beech: la flor de la tolerancia, cuando tienes la impresión de juzgar a los otros con severidad.
  • Olive: la flor del dinamismo, cuando te sientes poco interesado y tienes ganas de ser más activo.

Mari Carmen Gallego

Terapeuta y Profesora oficial de Centro Bach en España

También te pueden interesar:

·Todo lo que necesitas saber sobre las Flores de Bach® originales

·La vuelta a la rutina con las Flores de Bach®: utiliza el potencial de tus emociones

·Flores de Bach® y mascotas: todo lo que necesitas saber