Cómo funciona la terapia de pareja: te lo contamos - Rescue
+
  • Cómo funciona la terapia de pareja: te lo contamos

24 julio, 2019 - Relaciones

superar conflicto de pareja

Si has llegado hasta aquí seguramente estés interesado en conocer un poco mejor cómo funciona la terapia de pareja, cuáles son sus beneficios o cuándo debemos recurrir a ella.

A menudo, sobre todo en las relaciones más duraderas, la monotonía del día a día o la aparición de conflictos en la pareja se convierten en auténticas carreras de obstáculos que, aún con toda la voluntad del mundo, precisan de ayuda externa a la hora de encontrar una solución.

Si recurrimos a recursos como la terapia para solucionar algunos de nuestros problemas personales o a los coach motivacionales para cumplir nuestros objetivos, ¿por qué no hacerlo cuando el problema se presenta en la pareja?

Así que, te contamos cómo funcionan este tipo de sesiones y cuándo es una buena idea recurrir a ellas. Toma nota.

¿Qué es la terapia de pareja y cuáles son sus beneficios?

Básicamente, la terapia de pareja surge de la necesidad de mejorar los problemas de comunicación en las relaciones afectivas o de solucionar determinados conflictos.

Lo que debes tener en cuenta, sin embargo, es que el éxito de las terapias de pareja no reside tanto en la terapia en sí, sino en la voluntad y la proactividad de quienes la reciben. Y es que, aunque en ella se os darán consejos y herramientas para sobrellevar ciertos problemas, lo cierto es que deberéis trabajar mucho (tanto de forma individual como en equipo) para notar una mejoría en este sentido.

¿Cuándo recurrir a la terapia de parejas?

En primer lugar, la terapia de pareja puede ser un buen recurso cuando existe una voluntad mutua por la resolución de un conflicto. En ocasiones sentimos que no somos capaces de encontrar la salida o la solución por nosotros mismos, y es cuando un terapeuta de pareja puede convertirse en una pieza clave del rompecabezas.

En este sentido, estas son algunas de las situaciones o conflictos más comunes con los que se acostumbra a acudir a este tipo de terapias:

  • Problemas de comunicación o falta de confianza.
  • Celos.
  • Infidelidad.
  • Problemas de dinero.
  • Problemas sexuales o necesidades distintas en este sentido.
  • Estrés.
  • Monotonía en la relación.
  • Cualquier tipo de cambio vital que implique a una o a las dos partes de la pareja.

¿Cómo se desarrolla una terapia de parejas?

Al iniciar una terapia de pareja, el primer paso es realizar una visita para presentar los problemas a tratar y que el profesional pueda evaluarlos. Normalmente, en este momento el terapeuta realiza una ‘fotografía general’ de la pareja preguntando sobre el historial de la relación, si existen hijos en común u otros miembros conviviendo en el hogar, si se han llevado a cabo terapias anteriores o el motivo para empezar este proceso.

A partir de aquí, la duración de la terapia dependerá de los progresos que se vayan haciendo a lo largo de cada sesión, tanto de forma individual como conjunta.

Será después de ese primer encuentro cuando el terapeuta pueda informar a la pareja –siempre de forma aproximada, por supuesto- sobre cuál será el proceso a seguir o qué frecuencia de sesiones estima.

En este sentido, las reuniones se desarrollan tanto a través de entrevistas personales como de sesiones en pareja, en las que presentan y discuten cada uno de los desarrollos y avances alcanzados. Todo, bajo unos objetivos previamente marcados por el terapeuta ya en la segunda sesión.

Normalmente, aunque dependiendo siempre del terapeuta, la ‘recogida de información’ necesaria se desarrolla en un total de 4 sesiones: una en pareja al inicio, las dos por separado y una cuarta también en pareja en la que se exponen los objetivos a cumplir y las primeras tareas a realizar.

A partir de ahí, como decíamos, serán los logros alcanzados los encargados de marcar tanto la frecuencia como la tónica de las sesiones. Es difícil generalizar en este sentido, pero habitualmente este tipo de terapias suelen tener una duración de 6 a 8 meses aproximadamente.

Ya lo sabes: si crees que habéis llegado a un punto de conflicto complicado, lo mejor es buscar ayuda profesional, informaros y poneros a trabajar en vuestros problemas. ¡Mucho ánimo!


Comparte el post