Los beneficios de disfrazarse - Rescue
+
  • Los beneficios de disfrazarse

beneficios de disfrazarse

De todas las fiestas que hay en nuestro país, muy probablemente el Carnaval sea la más loca de todas. Esto no es de extrañar cuando se trata de la única festividad pagana que queda. Y es que nunca es tarde para ser “otro” al menos por unas horas. El Carnaval, a parte de un acto social, es una oportunidad de descubrir una parte de nosotros, de atrevernos, y también de explorar otras facetas que o bien están ocultas o bien ni sabemos que existen. El Carnaval, y sobretodo el acto de disfrazarnos, nos da alas a explorar la fantasía, la imaginación y la creatividad, algo que en la vida de adulto puede resultar más difícil.

Los primeros disfraces

Todos empezamos a disfrazarnos en el colegio. Y siempre, como niños, vivimos esos momentos de una manera más libre, entregándonos más al papel que toca interpretar. De pequeños jugamos con todo y si bien es cierto que los niños no necesitan un disfraz para sentirse como Capitán Garfio o como una valerosa guerrera, cuando se ponen un disfraz todo vuela a su alrededor. Cuando nos hacemos adultos, solemos cambiar, y nos cuesta más dejarnos llevar por nuestra imaginación. Por esto, es el disfraz “la excusa perfecta” para recuperar libertad de jugar sin reglas prefijadas.

Aprovecha la ocasión

Puedes aprovechar el disfraz para explorar una característica tuya que necesita mejorar porque a través de los disfraces y de los personajes que representan se pueden ensayar diferentes papeles, emociones y sentimientos. Así podrás ver el mundo desde otro punto de vista y desinhibirte hasta hacer aquello que normalmente no te permites. Esto también te ayudará a practicar la empatía, ya que no hay día en el que no se conozca a personas más variopintas que en Carnaval.

La empatía

Te invitamos a que en este Carnaval tengas la voluntad de disfrazarte de un personaje que no entiendas y de hacer el esfuerzo de ponerte en su piel. Si haces eso, recreando una actitud que no compartes, podrás emprender un viaje hacia la empatía. Recuerda que si somos empáticos en nuestra vida personal, muy probablemente lo seremos en la profesional y viceversa. Así que no hay excusa para no intentarlo.

Los beneficios

Los beneficios de disfrazarse son muchos y todos tienen que ver con aspectos empáticos, constructivos y creativos que se realizan con otros, por lo que tienen dosis de generosidad. Veamos algunos de ellos:

SINTONÍA EMOCIONAL. Las personas dadas a arriesgarse a ser otros, especialmente en Carnaval, conectan rápidamente con los demás, logrando hacer sentir cómodos a la gran mayoría y consiguiendo que las relaciones interpersonales parezcan más sencillas.

MEJORA LA AUTOESTIMA Y ESTIMULA NUESTRO APRENDIZAJE. Sentir que somos capaces de ser otro provoca un efecto positivo en nosotros y en los demás que funciona como un poderoso reforzador personal.

OFRECE NUESTRA VERTIENTE MÁS PACÍFICA Y CONSTRUCTIVA. Al disfrazarnos jugamos a ser otro, esto nos permite ser más constructivos y pacíficos.

Algunos beneficios más:

  • Potencia la capacidad de diálogo y hace que respetemos la opinión de los demás.
  • Nos lleva al conocimiento del otro.
  • Facilita la aceptación incondicionada del otro.
  • Promueve la actitud no directiva y hace que no juzguemos.
  • Intentando ser otros, tambíen mostramos más de nosotros.
  • Activa la libertad.
  • Conlleva la aceptación de uno mismo, de los demás y permite asimilar valores.
  • Elimina actitudes defensivas y de ataque, y favorece las de aceptación transformándonos en más receptivos.
  • Favorece las actitudes igualitarias y demócratas frente a las autoritarias.

 

Anímate a disfrazarte, no sólo en Carnaval, sino también durante todo el año. Una fiesta de disfraces es una buena manera de mostrar tu lado más empático y beneficiarte de sentimientos positivos compartidos con otras personas. Recuerda que disfrazarse es una actividad altamente positiva y produce múltiples emociones saludables. No te lo pienses ni un segundo…  ¡Disfrázate!