Los nervios en los niños: cómo ayudarles a controlarlos - Rescue

NEWSLETTER

Suscríbete a nuestra newsletter para estar al día de todas las novedades

Suscribirte

¡Muchas gracias por participar!

El sorteo se realizará el 21 de Diciembre de 2018, en caso de ser el ganador nos pondremos en contacto contigo.

+
  • Los nervios en los niños: cómo ayudarles a controlarlos

06 marzo, 2018 - Psicología

nervios en los ninosguia para controlar los nervios en los niños

Según los expertos, los problemas de nervios (e incluso ansiedad) en niños son cada vez más comunes. ¿Las razones? En ocasiones están expuestos a demasiada presión con sus obligaciones, no disfrutan de las horas de ocio necesarias o, simplemente, no disponen de las herramientas adecuadas para gestionar ciertos asuntos de su día a día.

Saber detectar cuándo los nervios son un problema grave y ponerle solución es clave para asegurar su desarrollo y su felicidad. Por ello, hoy en el Blog Rescue queremos acercaros una serie de pautas para saber identificar cuándo se trata de un problema, por un lado, y cómo ayudarles a controlarlos, por el otro. ¡Atent@s!

Cómo detectar el problema de nervios en los niños

Si sospechas que tu hija o hija puede estar sufriendo un problema de nervios por alguna razón, estos pequeños consejos pueden ayudarte a detectar el problema.

  • Pierden el apetito o sufren problemas o dolores de estómago
  • Cambian de humor con facilidad
  • Presentan problemas repentinos de interacción con la gente
  • Desarrollan algún tipo de hábito nervioso, como tics en la piernas o empiezan a morderse las uñas
  • Lloran a menudo y sin motivo aparente

¿Qué situaciones motivan la aparición de nervios en los más pequeños?

Algunas de las situaciones más comunes que pueden llevar a agravar un problema de nervios en los niños son las siguientes:

  1. Películas o historias de miedo: se trata sin duda de uno de los motivos principales. Por ello, ejercer cierto control sobre la información a la que están expuestos es clave para evitar ciertos problemas en el futuro.
  1. Acoso o problemas escolares: otro de los motivos más comunes se da cuando surge algún tipo de problemática en el colegio con algún compañero o profesor. Hacer que se abran y dialoguen en este sentido será clave para ayudarles a enfrentarse al problema.
  2. Cambios en su día a día: situaciones extremas como la separación pueden ser la causa de un ataque de nervios repentino, pero también pueden serlo otras de menor importancia como el cambio laboral de los padres, por ejemplo.
  3. Presión del día a día o autoinflingida: un exceso de trabajo en el colegio o de extraescolares o incluso la propia presión que a veces nuestros hijos ejercen sobre sí mismos es otra de las causas más comunes de este tipo de problemas.

Consejos prácticos para ayudar a los niños a controlar sus nervios

Una vez detectado el problema y teniendo en cuenta que en ocasiones será necesaria la ayuda de un profesional que pueda ayudarles a manejar la situación, existen una serie de consejos prácticos que podemos llevar a cabo para ayudar a los más pequeños a controlar sus problemas de nervios. Estos son solo algunos:

1.- Diálogo y más diálogo

La clave para afrontar cualquier tipo de miedo será conseguir convertirnos en un interlocutor en el que confiar. Con el objetivo de entender mejor qué es lo que les preocupa y, por lo tanto, ser capaces de ofrecer soluciones prácticas y beneficiosas para ellos, será de vital importancia que consigan explicarnos con tranquilidad qué les ocurre. Para ello, plantea la conversación con serenidad, permitiéndole expresar todo lo que preocupa sin juzgar o sin menospreciar su importancia.

2.- Utiliza el refuerzo de la autoestima

Uno de los trucos más usados por los expertos a la hora de enfrentarse a problemas con niños es el de reforzar siempre su autoestima con el objetivo de darles seguridad y permitir que se alejen de los problemas de la presión. Animarles para que intenten hacer las cosas bien reforzando su capacidad para hacerlo, así como valorar todos sus esfuerzos será clave para ayudarles a superar este tipo de problemas.

3.- Enséñale a relajarse y practicad

Otro de los recursos más utilizados para ayudar a los niños a controlar sus nervios es el de dotarles de herramientas, pequeñas técnicas de relajación que ellos mismos puedan poner en práctica como las respiraciones profundas. Una buena forma de transmitirle este tipo de conocimiento será, además, practicarlo juntos en casa e, incluso, ‘escenificar’ algunas de estas escenas que le provocan nervios para enseñarles a detectar el momento de nervios y a ponerle remedio.

Ya lo sabes: la clave para ayudarle será darle confianza para hablar de ello, reforzar su autoestima y dejar que sea él o ella quien ponga en práctica lo aprendido.


Comparte el post