Tips para mostrar seguridad al hablar (con cualquiera) - Rescue

NEWSLETTER

Suscríbete a nuestra newsletter para estar al día de todas las novedades

He leído y acepto la política de privacidad

¡Muchas gracias por participar!

El sorteo se realizará el 21 de Diciembre de 2018, en caso de ser el ganador nos pondremos en contacto contigo.

+
  • Tips para mostrar seguridad al hablar (con cualquiera)

11 julio, 2018 - Psicología

guia para hablar en publico

Seguramente te has dado cuenta ya a estas alturas de lo importante que es ser capaz de demostrar seguridad. Ya sea en clase, en el trabajo o con tus relaciones personales, lo cierto es que tener la capacidad de parecer una persona decidida es vital a la hora de desarrollar nuestro día a día con éxito.

Si hace algún tiempo te hablamos ya de algunos aspectos como aprender a decir que no, hoy en el Blog Rescue queremos darte una serie de consejos básicos para aprender a ser más decidido al hablar o, al menos, a parecerlo. ¡Atent@!

Cómo aprender a hablar con seguridad

La primera anotación que debemos hacer es necesaria y seguramente te ayudará a ver las cosas con perspectiva: lo único que te frena a la hora de relacionarte con los demás no es otra cosa que tú mism@. Y es que la autoestima, temida autoestima, es la responsable de hacernos creer que no conseguiremos nuestro objetivos o que no somos lo suficientemente buenos para algo. ¿La buena noticia? La autoestima se entrena.

Dicho esto, ahí van algunos consejos prácticos para empezar a hablar con asertividad.

  1. Habla y actúa en positivo

Los grandes oradores han coincidido en ello a lo largo de la historia: una de las maneras de ‘seducir’ a las personas con nuestras palabras no es otra que decir lo que pensamos. Habiendo decidido primero cómo vamos a expresarlo, decir lo que pensamos y hacerlo con un lenguaje corporal acorde es un paso indispensable a la hora de hablar con seguridad.

  1. Ignora los nervios

Parece obvio, ¿no? Algunas personas, al enfrentarse a situaciones que les generan nervios de cualquier tipo se dejan llevar por esta sensación y se frenan en sus objetivos y sus discursos. ¿La solución? De la misma manera en que, al hacer deporte, a veces nos vemos obligados a seguir aunque el agotamiento intente apoderarse de nosotros y lo hacemos, cuando los nervios intenten dominarnos deberemos ignorarlos, dejarlos pasar y seguir adelante.

  1. Recuerda: nada es tan importante

Exponer la propia opinión o dar una presentación en clase o en el trabajo no es una operación a corazón abierto. Obvio, ¿no? En ocasiones dotamos a nuestro día a día de un grado de importancia muy superior al real que es, en consecuencia, el responsable de no dejarnos avanzar con tranquilidad. Aprender a relativizar será por tanto indispensable a la hora de cumplir nuestros objetivos.

  1. Prepárate

Si eres de los que lo pasa extremadamente mal a la hora de hacer una presentación o una charla, el consejo de los expertos está claro: en la medida de lo posible, prepárate. De esta forma, teniendo un discurso bien estructurado y pensado, podremos incluir en el mismo algunos de los ganchos de los grandes oradores, como lo son por ejemplo utilizar datos poderosos o llamativos que nos ayuden a exponer nuestra opinión o lo que queremos expresar o contar con historias que lo ejemplifiquen.

Además, y como último consejo, recuerda contar con aliados como Rescue® , la mezcla de 5 Flores de Bach® Originales que te ayudará a encontrar la serenidad al enfrentarte a este tipo de situaciones.


Comparte el post